Biblioteca de Ciencias Básicas "Carlos Bas"

El nuevo colector de Las Palmas abre el debate sobre sistemas alternativos de depuración de aguas residuales

Nuevo_colector_Las_PalmasEl pasado miercoles 5 de septiembre el periódico Canarias7 ofrecía la noticia sobre un nuevo colector que va a ayudar a solventar los problemas medioambientales que provoca la depuración de aguas residuales en la ciudad de Las Palmas, (vertidos al mar, gasto energético, etc.)   y todo ello pese a haberse tardado 5 años en su construcción y haber supuesto una inverión de 15 millones de euros:

http://www.canarias7.es/articulo.cfm?id=310530

Hemos querido preguntar a uno de los profesores de la Facultad de Ciencias del Mar, Jesús Cisneros Aguirre, quien nos ha proporcionado su experta opinión sobre estaciones de depuración de aguas residuales como ya lo ha hecho en otras ocasiones:

Esta noticia pone en evidencia las limitaciones y dificultades que entrañan los sistemas de depuración centralizados. Se entiende por un sistema centralizado de depuración la concentración de la depuración en un punto alejado del núcleo urbano, con la construcción de una enorme infraestructura de depuración y una inversión de millones de euros.

Estos sistemas centralizados obligan a costosísimas inversiones de dinero y energía solo en el traslado de las aguas residuales hasta la depuradora. (Como se demuestra en esta noticia). Como todo el mundo puede ver y oler, la depuradora de Barranco Seco ocupa una enorme superficie física y limita el uso de una gran zona alrededor de la planta, ya que los olores son muy desagradables en al menos algún km a la redonda. Pero no es un problema exclusivo de la planta en cuestión, uno puede ver lo mismo en las demás depuradoras de las islas y la península. Es un problema de la tecnología, son depuradoras muy poco eficientes y muy delicadas en cuanto a la calidad del agua que reciben, esto unido al nulo control sobre los vertidos al alcantarillado y la inexistente policía de vertido que obligaría a toda actividad industrial a tener una depuración adecuada, hace que la variabilidad de la calidad del agua que reciben sea enorme y que cuando reciban un vertido irregular el sistema entero de depuración se bloquee, y la calidad del agua depurada disminuya. Si alguien conoce personalmente a un responsable de depuración sabrá que su trabajo es de los más duros e ingratos porque estos sistemas no dan sino problemas.

Consecuentemente estas macro depuradoras nos son capaces de depurar los enormes caudales que les llegan, ya que su construcción tarda varios años, y si ya vienen diseñadas justas o con parámetros menores de los necesarios (En Canarias tenemos unos parámetros de contaminación muy superiores a los peninsulares), cuando se termina la obra ya están infra-dimensionadas, porque la población ha crecido.

Hay que tener en cuenta que esta inversión, como viene descrita en la noticia, disminuye el gasto de energía y evita un bombeo extra hacia la depuradora, pero no parece que aumenta la capacidad de la planta de depurar, y si no se puede depurar el agua su destino seguirá siendo el mar.

Los sistemas alternativos se conocen como sistemas de depuración descentralizada, donde aplicando la tecnología actual se organiza de manera descentralizada la depuración. Es decir en cada punto de producción o barrio, se realiza una depuradora que diseñada para las características del área de producción y se reutiliza el agua en el mismo punto. Esto solo se puede lograr porque las nuevas depuradoras no producen ninguna molestia apreciable, es decir no huelen, no hacen ruido, y producen una muy buena calidad de agua que cumple con diferencia cualquier legislación de depuración o vertidos. Se pueden instalar dentro de la ciudad o incluso dentro de un edificio, enterradas o divididas en diferentes módulos.

En este ejemplo que comentamos, se han gastado más de 15 millones de euros en trasladar el problema de depuración a otro sitio. Con la menos de la mitad de ese dinero daba de sobra para realizar una, o una serie de depuradoras en origen pudiendo reutilizar el agua, con un control completo en cuanto a calidad y caudal, en cualquiera de los supuestos que permite la legislación, en la zona de producción, y se evitaría el tener que trasladarla de aquí para allá.
Estos sistemas permiten aprovechar las infraestructuras de las depuradoras existentes y además de eliminar los malos olores, multiplicar por hasta 10 veces las capacidades de depuración dependiendo del diseño de la anterior depuradora, sin realizar inversiones en obra civil.
Compartir:

Anterior

Congreso Internacional Aquaculture en Las Palmas de Gran Canaria

Siguiente

Los sondeos exploratorios y el estudio de impacto ambiental de REPSOL sometidos a información pública

1 comentario

  1. El nuevo colector de Las Palmas abre el debate sobre sistemas alternativos de depuración de aguas residuales, es algo genial. Me encanta vuestra web.

Responder a camaras frigorificas Cancelar respuesta

Biblioteca Universitaria

© Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Aviso Legal

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Chat de la Biblioteca Universitaria
Hola. Indícanos el motivo de tu consulta y te responderemos lo antes posible. Gracias.